AG. SEVILLA ESTE II: Paseo M. Unamuno, nº 15

Teléfono: 954 07 76 60

AG. SEVILLA ESTE I: Avda. de las Ciencias, 24 Local 5

Teléfono: 954 47 50 70

AG. CENTRO I: Mª Auxiliadora, nº 1 (Puerta Osario)

Teléfono: 955 51 33 00

Compare Listings

¿A dónde va cada céntimo que pagas en la factura de la luz?

Qué se esconde detrás de los
peajes eléctricos. Tras el anuncio del Gobierno de rebajar un 4% esta
parte regulada de la tarifa de la luz, que supondrá para el consumidor
una rebaja en la factura cercana al 2,2%, idealista/news trata de
aclarar para qué sirve el dinero que pagamos cada dos meses con el recibo.

El sistema eléctrico español se mantiene gracias a unos peajes que el Gobierno establece, que se pagan en la factura junto a los impuestos y el consumo de energía, y con los que se cubren los distintos costes reconocidos a un sector un tanto enmarañado.

Desde el transporte y la distribución hasta el pago de las primas a
las energías renovables o el déficit de tarifa, está previsto que el
sistema cueste este año 18.421 millones de euros. Los
consumidores pagaremos casi 14.000 millones vía peajes y el resto se
completa con otros ingresos del sistema. Según la Comisión Nacional de
los Mercados y la Competencia (CNMC) que realiza todos los años una
previsión de los ingresos y costes del sistema, este año la cosa irá
así:

  • Transporte: 1.712 millones de euros. Es la
    actividad que desempeña Red Eléctrica de España para llevar la
    electricidad, en alta tensión, desde las centrales (sean del tipo que
    sean) hasta las subestaciones. Se trata de una red de 42.000 kilómetros y
    más de 5.000 subestaciones que suponen el primer paso en el camino de
    la energía.
     
  • Distribución y gestión comercial: 5.041 millones.
    Es lo que cobran las eléctricas por llevar la electricidad desde las
    subestaciones a las viviendas y empresas, así como por encargarse de
    facturar y atender a cada cliente.
     
  • Retribución específica a renovables, cogeneración y residuos:
    6.980 millones de euros. Los productores de energía eléctrica con
    tecnologías renovables y las industrias que la producen mediante
    cogeneración (electricidad y calor) cobran por esta energía lo mismo que
    el resto de los productores más una subvención, llamada prima. Aunque
    el Gobierno ha recortado esta cantidad con las distintas reformas, sigue
    rondando los 7.000 millones de euros anuales. Según la Asociación
    Española de la Industria Eléctrica (Unesa), serán más de 175.000
    millones de euros durante la vida útil de las instalaciones actuales.
     
  • Pagos por anualidades del déficit de actividades reguladas:
    2.927 millones. Con esta partida se va cubriendo la deuda histórica, de
    más de 22.000 millones y los intereses generados, fruto de una serie de
    decisiones políticas que hicieron que durante años no se pagara en la
    factura lo que realmente se necesitaba para cubrir todos los costes del
    sistema. El déficit de tarifa comenzó a generarse durante la época de la
    presidencia de José María Aznar y se engrosó con las políticas de apoyo
    a las renovables de José Luis Rodríguez Zapatero.
     
  • Retribución específica sistemas no peninsulares:
    887 millones. Para compensar el sobrecoste que supone generar
    electricidad en las Islas Baleares, Canarias y Ceuta y Melilla se
    incluye una partida para equiparar los costes entre todos los
    consumidores de España. El coste de la generación eléctrica en Canarias
    ronda los 180€/MWh, en Baleares (141€/MWh),  Ceuta (293€/MWh) o Melilla
    (273€/MWh), cuando el precio medio del MWh en la península ronda los
    59€/MWh.
    El propio Gobierno y la CNMC han afirmado que sería
    conveniente favorecer el autoconsumo de energía en hogares y empresas
    para rebajar los costes en la factura. La generación distribuida puede
    llegar a ser más barata que la generación convencional.
     
  • Costes pagos por capacidad: 735 millones. Con esta
    cantidad se retribuye que estén disponibles algunas centrales,
    fundamentalmente los ciclos combinados, centrales de gas, y que llevan
    años funcionando por debajo de las previsiones con las que se
    construyeron. Son propiedad de las principales eléctricas y uno de los
    puntos “calientes” en los enfrentamientos del sector: las renovables
    critican que se pague a unas centrales por estar disponibles cuando,
    actualmente, hay instalada potencia de sobra.
     
  • Moratoria nuclear: 35.7 millones €. A comienzo de
    los años 80, el primer gobierno socialista de Felipe González decidió
    parar la construcción de nuevas centrales nucleares. En 1994, esta
    moratoria se concretó con la suspensión de cinco proyectos de centrales
    nucleares que recibirían una compensación económica. Desde 1996, los
    consumidores pagan con la factura un recargo por haber parado las
    centrales ya proyectadas, lo que ha costado a los usuarios 5.717,91
    millones desde 1996. De acuerdo con las previsiones de la CNMC, este
    será el último año en que se pague por este concepto.
    Con la llegada
    de José María Aznar al Gobierno se eliminó esa moratoria, con lo que se
    podían construir nuevas centrales. Sin embargo, el alto coste de la
    inversión, junto a los altos niveles de seguridad y el “problema” de qué
    hacer con los residuos nucleares han frenado nuevas iniciativas.
     
  • Tasa de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (sector eléctrico): 20,6 millones. Con la factura también pagamos el coste de mantener el organismo supervisor y regulador. 

Desde estas partidas globales, Unesa tiene una calculadora que
desglosa la factura para conocer lo que se destina a cada una de estas
partes cuando pagamos la luz. La factura eléctrica se divide en tres patas principales: coste de la energía, la parte regulada (los peajes) y los impuestos.

100e_3

La energía es la parte variable, lo que consume cada usuario en su casa.
En la última reforma del Gobierno, se incluyeron parte del coste de los
peajes en esta parte variable de la factura. En la parte de los
impuestos vienen incluidos el IVA (21%) y el impuesto sobre la
electricidad (5,1%).

Mientras, en los peajes vienen incluidas todas las partidas
comentadas anteriormente, con un mayor peso de las subvenciones a
renovables, la distribución y la amortización del déficit de tarifa.

Desde la patronal de las eléctricas insisten en subrayar que muchas
de estas partidas responden a decisiones políticas e impuestos que
encarecen una factura en la que solo debería pagarse por los costes
“auténticos”: generar, transportar y distribuir la energía. Piden que
esas decisiones políticas pasen a engrosar los Presupuestos Generales
del Estado y no pesen sobre la factura de todos los consumidores.

img

elypse

Publicaciones relacionadas:

Residencial Argos. Inauguramos Centro de ventas y Piso piloto

El pasado día 18 de julio, tuvo lugar el acto de inauguración del Centro de Ventas y Piso Piloto...

Continuar leyendo
Por elypse

Nueva Promoción – C/Gerona 41

Terminada y con licencia de primera ocupación nuestra primera Promoción de Obra Nueva, lista...

Continuar leyendo
Por elypse

España sigue en el podio de la inversión inmobiliaria: capta casi 27 millones cada día

España sigue siendo un mercado atractivo para la inversión inmobiliaria. Solo en la primera mitad...

Continuar leyendo
Por elypse
Translate »